Cabo Verde autoriza definitivamente la extradición de Álex Saab a EE. UU.

El Tribunal Constitucional de Cabo Verde autorizó la extradición a Estados Unidos de Álex Saab, el empresario colombiano acusado de ser el «testaferro» de Nicolás Maduro. Washington lo reclama por supuesto blanqueo de dinero, si bien su defensa asegura que la acusación tiene motivaciones políticas. Una Corte de EE. UU. dio un mes más a la Fiscalía para que conteste a una apelación de la defensa sobre la extradición.

El Tribunal Constitucional de Cabo Verde declaró la constitucionalidad de la extradición del colombiano Álex Saab a Estados Unidos. El empresario, que posee también nacionalidad venezolana, es considerado por Estados Unidos como el «testaferro» de Nicolás Maduro.

La máxima instancia judicial caboverdiana declaró el 7 de septiembre “improcedente” el recurso de inconstitucionalidad de la extradición impuesto por la defensa del empresario.

En una resolución de 194 páginas, la corte dio la razón a dos instituciones inferiores, el Tribunal de Apelaciones de Barlavento y el Tribunal Supremo de Justicia, que ya habían autorizado en 2020 y el pasado marzo, respectivamente, la entrega del presunto testaferro al EE. UU.. Este fallo da vía libre a la extradición del empresario colombo-venezolano.

Desde el 12 de junio de 2020, Álex Saab permanece detenido en Cabo Verde a petición de Estados Unidos a través de la Interpol. Su avión privado hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de Sal y allí fue detenido por supuesto blanqueo de dinero.

Según la agencia Reuters, que cita a sus abogados, en el momento de ser detenido, Saab se dirigía a Irán para negociar envíos de combustible y suministros humanitarios a Venezuela.

Para la defensa de Saab, una acusación con “motivación política”

El exjuez español Baltazar Garzón, miembro del equipo de abogados de Saab, llegó a afirmar el año pasado que «se está instrumentando por parte de EE. UU. a la jurisdicción caboverdiana para conseguir un objetivo político en su guerra particular, su guerra económica y guerra jurídica, contra Venezuela y todos sus altos responsables».

Para Venezuela y sus abogados, Saab es un ciudadano venezolano y un “agente” gubernamental en tránsito por Cabo Verde que «tenía derecho a la inviolabilidad personal como enviado especial de Venezuela». Por tanto, según su argumentario, la detención sería ilegal.

FUENTE: FRANCE 24