Las ZEDE comienzan a fumar la pipa de la paz con el Congreso Nacional

El vicepresidente del Congreso Nacional Rasel Tomé, presentó un informe ante la cámara legislativa donde anunció que los directivos e inversionistas de la compañía Próspera quieren seguir invirtiendo en el país.

“Quiero anunciar, compañero presidente Luis Redondo y compañeros congresistas, en especial para aquellos que en algún momento dudan de lo que es la soberanía de los pueblos, de lo que es la institucionalidad y de lo que significa este Poder del Estado y lo que significa el mandato del pueblo y ser autoridades por elección popular y lo que significa tener a la presidenta Xiomara Castro”, expresó Tomé.

Y agregó, “Hoy la Comisionada Presidencial Danna Brown trajo a esta oficina a tres empresarios inversionistas, el CEO de la empresa Próspera que opera en Roatán, Islas de la Bahía, él se llama Erick A. Brimen, el gerente legal Humberto Mecía y Débora Agurcia; y hago de conocimiento al pueblo hondureño que acatan y quieren salir adelante respetando la soberanía del pueblo hondureño”.

Tomé reveló que Próspera quiere invertir y seguir adelante respetando la institucionalidad y respetando lo que este Congreso del Pueblo aprobó derogando la perversa ley de las Zedes.

Próspera nos dejó las siguientes reflexiones, primero: “Estamos como empresarios e inversionistas y entendemos que el pueblo hondureño eligió nuevas autoridades y que este gobierno tiene otra determinación sobre cómo vamos a tener la relación empresario y Estado”.

Mi respuesta fue, dijo Tomé: “Siempre en Honduras ha habido un ambiente adecuado para la inversión y aquí lo conocemos todos los que estamos presentes en esta cámara legislativa, porque también la presidenta Xiomara tiene la actitud de recibirlos y escucharlos, pero que el primer caso era entender que hay un solo pueblo soberano, que hay un solo Poder Ejecutivo, un solo Congreso Nacional y una sola Corte Suprema, y que hay una sola institucionalidad”.

Los directivos de Próspera afirmaron que quieren seguir adelante con el proyecto respetando la soberanía e institucionalidad del Estado.

“Queremos impulsar la instalación de una fábrica de bicicletas y generar empleo”, concluyeron los representantes de Prospera.