Ucrania pierde el control del mar de Azov y Rusia lanza por primera vez un misil hipersónico

Por. Cadena SER

Los avances en las negociaciones que afrontaron las delegaciones de Rusia y Ucrania se han quedado en papel mojado. En el vigésimo cuarto día de guerra, las tropas rusas han recrudecido sus ataques en el sureste de Ucrania y se han hecho con el control del Mar de Azov, ante el ensañamiento de los combates en Mariúpol, que lleva más de dos semanas asfixiada.

Esta región es clave para el Kremlin, para que logre una conexión directa con la península de Crimea, anexionada ilegalmente por Vladímir Putin en 2014. Moscú ha asegurado que ha lanzado un misil hipersónico -un arma letal que se mueve cinco veces más rápido que la velocidad del sonido-. El lanzamiento -según el Kremlin- se ha producido a solo 100 km de la frontera con Rumanía, que ya es territorio OTAN, por lo que ha elevado la tensión con Occidente.

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha insistido este sábado en tener conversaciones «significativas» de paz y de seguridad con Moscú para poder detener la invasión a Ucrania o de lo contrario, Rusia «tardará varias generaciones» en recuperarse de las pérdidas. «Unas negociaciones significativas de paz y seguridad para nosotros y para Ucrania son la única oportunidad para Rusia de reducir el daño que han provocado de sus propios errores», ha afirmado el presidente.