Honduras alista demanda internacional contra Guatemala por la contaminación del río Motagua

Por. César Pérez Marroquín Y Andrea Domínguez. Prensa Libre/EFE

Mientras Honduras alista una demanda internacional contra Guatemala por la contaminación del río Motagua, el Gobierno asegura que las relaciones son cordiales y sin confrontación.

Mientras Honduras prepara una demanda internacional contra Guatemala por la contaminación ambiental generada por miles de toneladas de desechos que arrastra el río Motagua, las autoridades del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (NARN) aseguran que las mesas de diálogo continúan y reiteran que la basura que llega a las costas de Omoa no es exclusivamente del este país.

“Desde el inicio de esta gestión hemos llevado a cabo una agenda de trabajo en equipo, no de confrontación sino de hermanos países que siempre han tenido muy buenas relaciones y que lo que buscan es dar solución a un problema que no es solo de Guatemala”, refirió el ministro de Ambiente, Mario Rojas.

El funcionario reconoce que una buena cantidad de la contaminación en las playas de Omoa, municipio del departamento de Cortés, llegan por medio del río Motagua, pero destaca que otros afluentes hondureños también contaminan la zona, al referirse a los afluentes Chamelecón y el Ulúa.

Asegura que esos dos ríos corren por al menos 10 municipio de la zona, donde viven unos 300 mil hondureños y los niveles de contaminación también son elevados.

Para esta semana está previsto un acercamiento entre autoridades de Guatemala y Honduras para tratar el tema y, según Rojas, tocarán tres temas: demostrarle a los hondureños los “excelentes resultados” que el Ministerio de Ambiente obtuvo en 2021 con la retención de mil 500 toneladas de desechos en la desembocadura del río.

“Comprendemos que hubo un cambio de autoridades allá por la nueva presidencia y los vamos a actualizar y entregarle los buenos resultados que Guatemala les dio en 2021”, dijo Rojas.

Además, se hará entrega del plan de trabajo para 2022 el cual “viene a reforzar el trabajo que hicimos en el 2021”, y, por último, el MARN les propondrá “dejar de lado la estrategia de confrontación que traían las autoridades hondureñas anteriores y que hagamos equipo”.

También dijo que hay un compromiso de buscar apoyo internacional para tratar de resolver el problema de manera definitiva.

El funcionario dijo que todos los guatemaltecos pueden contribuir con no tirar la basura en las calles o el río, pues el Motagua inicia su recorrido de 486 kilómetros desde Quiché y atraviesa 14 departamentos y 95 municipios de Guatemala.

Como una alternativa para mermar la contaminación tanto en el río Motagua como en otras fuentes de agua, las autoridades del Ambiente le apuntan a la puesta en marcha de la ley que establece que todas las municipalidades del país deben tener plantas de tratamiento, pues en los últimos gobiernos esto ha sido aplazado y pocas comunas cumplen con esa normativa.

“El 236 es un acuerdo que marca a todas las municipalidades a tener sus plantas de tratamiento, pero antes de que venzan los plazos los gobiernos anteriores siempre han dado una prórroga y por varias razones que son hasta cierto punto dignas de análisis. La primera que los alcaldes nos poseen el presupuesto”, dijo el funcionario.

Sin embargo, dijo que este año el Consejo Nacional de Desarrollo pidió a las comunas priorizar proyectos de agua y saneamiento, por lo que se tendrá avance en el tema.

“El primer paso es que cada municipalidad tiene que entregar al Ministerio de Ambiente el estudio de cómo va a diseñar, ejecutar y cómo va a funcionar, y más importante aún, cómo va a darle mantenimiento a sus plantas de tratamiento”, dijo Rojas, quien desconoce cuántas comunas ya cumplen con ese acuerdo.

Demanda

La demanda es impulsada un frente de pobladores, comerciantes y operadores turísticos de Omoa y puntualmente la denuncia va dirigida hacia la comuna de la capital, que —afirman— es la principal responsable de la contaminación del Motagua puesto que es la que administra el vertedero de la zona 3, el más grande país, que recibe a diario al menos mil 700 toneladas de desechos de la ciudad y otros ocho municipios vecinos, según un estudio de la municipalidad capitalina del 2012.