Corresponde a México detener a los “chapitos”: AMLO

Por Vanguardia de Veracruz

El presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que corresponde a México la aprehensión de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán, ya que ninguna fuerza extranjera debe de entrometerse en asuntos que corresponden a las autoridades mexicanas, esto tras la recompensa millonaria que ofrece Estados Unidos para detener a los “chapitos”.

“Si están en territorio nacional a quien corresponde detenerlos pues es a la autoridad nuestra, no se permite que ninguna fuerza extranjera actúe en esta materia, ni ninguna otra en nuestro territorio. Nosotros tenemos que hacer nuestro trabajo, de acuerdo a las investigaciones que se llevan a cabo en México”, afirmó el mandatario en conferencia de prensa desde Palacio Nacional.

López Obrador señaló que Estados Unidos considera como delincuentes a los hijos del “Chapo” Guzmán, debido a que han aumentado las defunciones causadas por el consumo de fentanilo.

“Este caso tiene que ver con drogas sintéticas, el fentanilo, hay preocupación del gobierno de Estados Unidos porque han perdido la vida muchos estadounidenses, más de 100 mil por el consumo de estas drogas que son muy peligrosas y por eso tomaron esta decisión”, apuntó.

El Presidente aseguró que en México no existe impunidad para nadie, pues ya no se actúa como administraciones pasadas que realizaban pactos con la delincuencia organizada, y puso de ejemplo el caso de García Luna. Además, reprobó que sexenios anteriores permitían que agentes extranjeros intervinieran en operativos en México, como el llamado “rápido y furioso”.

Por otra parte, el jefe del ejecutivo indicó que el “Culiacanazo”, fue un operativo militar mal ejecutado que contó con pocos elementos de las fuerzas armadas, donde la delincuencia tuvo una fuerte reacción de agredir a los elementos de seguridad y él tomó la decisión de detener el operativo, mismo en el que fue liberado Ovidio, el hijo del “Chapo” Guzmán.

“Detienen a civiles, a militares, agreden, o hay atentados a unidades habitacionales de las fuerzas armadas, se atrincheran con armas de alto calibre e iba a ver un enfrentamiento con muchos muertos y se decidió detener el operativo, eso fue lo que sucedió. No quisimos que perdieran la vida más personas y había en aquel entonces un cálculo de que podía haber más de 200 muertos y tomamos la decisión de que se detuviera. Si hicimos bien, si hicimos mal. Ya la historia lo dirá. Yo fui el que tomé la decisión de parar el operativo”, puntualizó el presidente Andrés Manuel López Obrador.