Cifra récord: Casi 2 millones de inmigrantes ilegales detenidos en EE.UU. durante el 2021

A menos de 24 horas de finalizar el 2021, funcionarios fronterizos revelaron que casi 2 millones de inmigrantes ilegales fueron detenidos durante el año intentando ingresar a los Estados Unidos por la frontera sur, y lo que es aún peor, las estimaciones indican que alrededor de medio millón logró filtrarse y circulan por el país.

Los informes oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EE. UU. Revelaron que los agentes detuvieron a 1.773.674 migrantes durante los primeros 11 meses del año.

Sin embargo, cifras extraoficiales reportadas por un informante clave a Breitbart News indican que los agentes fronterizos detuvieron a no menos de 1.929.000 personas en la frontera sur. Sea cual fuere el número exacto, lo que no cabe dudas es que es muy elevado. 

Mirando esas cifras se podría concluir que Estados Unidos posee un sistema de máxima seguridad a lo largo de toda su frontera y cargada de agentes de seguridad que lograron detener a toda persona que tuvo pretensiones de ingresar al país de modo ilegal. 

Pero la realidad muestra otra cosa, las autoridades migratorias reclamaron durante todo el año que las políticas globalistas que se impusieron desde el gobierno federal, permitieron la flexibilización de las fronteras, lo que provocó la llegada de enormes oleadas de latinoamericanos con la idea de ingresar al país provocando un colapso generalizado de punta a punta de la frontera. 

Tal fue el caos provocado por la implementación de políticas irresponsables que según los datos reportados por funcionarios a Breitbart, un mínimo de 428.000 migrantes “se escaparon” y hoy circulan libremente en los Estados Unidos.

La estimación se logra contando a los migrantes que finalmente escapan a la aprehensión después de ser observados por aviones y sistemas de cámaras. Los agentes también utilizan técnicas tradicionales de identificación de huellas.

El número de fugitivos podría incluso ser aún mucho mayor, teniendo en cuenta que el colapso generado en la frontera imposibilita el seguimiento correcto de los dispositivos de vigilancia remota y los patrullajes en las zonas de conflicto se vieron reducidos por falta de personal.